Portal de Rivas Vaciamadrid
Deliziosa Italia en Leganes
 Ofertas
 Recomendamos
CARLOS MAGARIÑOS ADIESTRADOR CANINO

CARLOS MAGARIÑOS ADIESTRADOR CANINOSe utilizan métodos respetuosos en los que prima la relación con nuestro perro y su bienestar tanto físico como mental, aumentando el vínculo que tenemos con él. Es por tanto una relación intraespecie única, en la que nosotros somos los dueños de los rec
 El tiempo en Leganes

Os presentamos a José Antonio Vallejo Ordoñez

Os presentamos a José Antonio Vallejo Ordoñez

12-01-2016 - Artículos > José Antonio es nuestro vecino, quizá te hayas cruzado con él, su cara quizá te suene, la verdad que los que ya llevamos unas décadas por este barrio, nuestro barrio, sentimos ese déjà vu con ciertas caras, con ciertas personas, ¿habremos estudiado juntos?, ¿nos hemos cruzado entrenando?…. Sea lo que sea es un vecino más que nos puede enseñar a valorar la vida, a continuación os dejo en palabras del propio José Antonio, el motivo por el que os lo hemos querido presentar.
Fue en septiembre de 2013, después de varios meses sintiendo un leve (a veces fuerte) mareo, sobre todo por las mañanas que no me hacían perder la consciencia, fui al médico para comentárselo.
Nunca sabes en que segundo de tu vida, esta puede dar un cambio radical. Depende de ti y de que cambio sea, lógicamente, que te tomes la vida de una u otra manera.
El médico me hizo un escáner y lo mandó a cardiología para que lo valorasen. Debido a mi edad y al síntoma del mareo, el cardiólogo decidió mandarme un ecocardiograma y ponerme un Holter, que es un aparato que monitoriza la actividad cardiaca, durante 24 horas. Esta última prueba me la dieron para el 25 de febrero de 2014 (la seguridad social últimamente no va tan rápida como nos gustaría).
Lo entregué al día siguiente a las 8 de la mañana, y tres horas más tarde me llamaron por teléfono de cardiología del hospital para decirme que me fuese para allá esa misma tarde, que me tenían que ingresar para al día siguiente implantarme un marcapasos. Durante la prueba, mi corazón se había parado unas 55 veces durante la prueba y con paradas de 5 segundos sin latido cardiaco.
No me quiero imaginar su situación durante esa conversación.
Me tuve que sentar por el impacto, y después de confirmar que no se habían equivocado tuve que pensar si todo era realidad o estaba en medio de un mal sueño. ¡Pues no, todo era real!
¿Cómo le puede pasar esto a una persona que hace deporte y se cuida con la alimentación como lo hacía yo?. Pero con lo que me gusta correr y mi bici de carreras, ¿no voy a poder hacerlo nunca más?.
La cardióloga en la operación me repitió lo que me había contado por teléfono y contestó a mis preguntas. Tú corazón tiene un fallo pero tú no estas enfermo.
Pedí el alta voluntaria en el hospital, para poder “masticar” y “digerir” lo que aquel 26 de febrero la vida me había puesto como prueba, en el hospital me llamaron kamikaze.
El 18 de marzo, me implantaron un marcapasos que funciona cuando mi corazón no quiere latir, que por suerte no son muchas veces.
Como regalo del día del padre, al día siguiente me dieron el alta y pude volver junto a mi familia, mi hijo por entonces tenía 21 meses.
Y comencé a entrenar, primero mentalmente, luego me probé en una carrera muy despacio de 15 minutos, justo una semana después de la operación, me sentí bien, así que fui saliendo a entrenar, la cosa iba bien con lo cual el 6 de abril corrí al media maratón de Madrid en 1 hora y 26 minutos.
La emoción en la salida tras las emociones vividas durante esas semanas hicieron que se me saltaran las lágrimas, pero las emociones y las lágrimas que aparecieron tras cruzar la meta y encontrarme con mis fans nº 1, mi mujer y mi hijo, no se pueden describir con palabras.
Como todo iba bien seguí entrenando para acudir a la maratón de Edimburgo el 26 de mayo. Hice un tiempo de 3 horas y 19 minutos, no estuvo muy bien debido a un dolor lumbar que tuve poco antes por un esfuerzo con peso que hice y por la falta de kilómetros por la operación. Aquel día mi marcapasos y yo hicimos un record importante y era superar la prueba definitiva y estar nuevamente al 100%.
Sigo corriendo y animando a todos los que puedan estar en una situación similar a la mía.
Me gustaría agradecer nuevamente el trato que tuve en el Hospital Severo Ocho de Leganés, al equipo de cardiología, al equipo de enfermeras y auxiliares que tan bien me cuidaron y por supuesto a los enfermeros y enfermeras del servicio de urgencias que tanto me mimaron y apoyaron. Y por supuesto a toda la familia y amigos y sobre todo a Marina mi mujer que me apoya en todo lo que hago y está siempre a mi lado TE QUIERO.